sábado, 29 de agosto de 2009

El Quillay y el Maqui

Debido a que había sacado unas fotos de quillayes, empecé a informarme un poco sobre este árbol. De hojas perennes y altamente decorativo, se usaba, debido al alto contenido de saponina, para el lavado de ropa y cabello.

La corteza se vendía en el comercio en un atado como una especie de "humita" color canela. Los productores comercializaban lo que llamaban "trolas": largos trozos de la corteza que se vendían por kilo. Se descubrió posteriormente que todo el árbol contenía saponina y la demanda decayó notoriamente para los productores tradicionales por la extracción alternativa a través de "chips" de la madera. Es una especie protegida y al cortar un ejemplar se debe dejar la base del tronco, que después produce vástagos y un nuevo árbol.

Las hojas, la corteza y la flores tienen propiedades medicinales. Curan ciertas afecciones de la piel, son efectivas para remediar la alopecía, tienen propiedades antinflamatorias, son antitusígenas. La miel producida del néctar de sus flores es altamente apreciada, etc. etc.

Estaba informándome de estos aspectos cuando me encontré con un estudio norteamericano que promocionaba el "maqui". La historia era más contundente para enumerar las propiedades de este arbusto que para las del quillay. Básicamente en el artículo explican que el fruto tiene más contenido de antioxidantes que cualquier otro fruto conocido. Una cucharadita de jugo se vende por un dólar, ya que una botella conteniendo dosis de 40 cucharaditas se vende por alrededor de US$40.

Entonces y por ahora, pongo una foto de quillayes y en la próxima salida al campo y el posteo posterior -junto a información más detallada y exacta sobre el maqui- les entrego fotografías correspondientes al arbusto.

Y este verano voy a comer mucho maqui para ponerme al nivel de los consumidores que en el resto del mundo pagan 360 dólares al año por la dosis recomendada de una cucharadita de jugo al día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada